América logra milagrosa remontada y avanza a la final de la CLC

México.- El Ferrari amarillo arrancó y nadie lo pudo detener. Gustavo Matosas, el conductor, encontró las velocidades y supo llevarlas por el camino que dirigía a la Final, en un camino que lucía empedrado, adverso, sinuoso. El uruguayo confió en su equipo y estos devolvieron lo mismo. La carrera parecía larga, pero en 25 minutos ya estaba definida, gracias a un equipo pletórico que arrasó al rival, ayudado por Darío Benedetto, autor de cuatro goles. Historia pura en el Azteca y unas Águilas que volaron a la Final de la Liga de Campeones de CONCACAF al vencer 6-0 al Herediano y así obtener el boleto con global de 6-3.

El América tenía ante sí una misión casi imposible si uno se remitía a la historia. Remontar tres goles no lucía como una encomienda sencilla de superar, pero los jugadores dejaron en historia justamente lo que estaban por escribir.

Los primeros dos minutos fueron de reconocer el campo y nada más. En los siguientes dos ya anotaron el primer gol y Darwin fue el autor de ello, tras un remate de Benedetto que Cambronero desvió, pero dejó el balón a la deriva para que el colombiano llegara a rematar.

El Azteca explotó y creyó un poco más en lo que estaba por venir. En ese momento Benedetto tomó la estafeta y no la soltó. Fue un recital de remates del argentino, que traía la mira bien puesta. Al minuto ocho remató de fuera del área y dejó sin opciones al meta tico. Al 19′, aprovechó una jugada de Darwin y volvió a disparar para empatar parcialmente los cartones en el global.

Los de Matosas por fin encontraron el estilo de Gustavo. Pases cortos, movimientos constantes, transiciones veloces, desequilibrio por las bandas y contundencia. Con esto último se cerraba un ciclo que el uruguayo tiene bien arraigado y que el América pareció entenderlo.

Ya con el empate parcial, lo demás fue más sencillo. Benedetto puso otros dos goles en el marcador y en 32 minutos la batalla estaba más que sentenciada en el electrónico nada más, porque en el campo parecía resuelta de muchos minutos antes. El ambiente en el Azteca fue de fiesta con todo y el Cielito Lindo en las gradas. La comunión entre equipo y seguidores fue total.

El primer tiempo finalizó y la misión estaba cumplida, las Águilas tenían el pase en el bolsillo y no había mucho más que hacer. Una ventaja de cinco goles no la iban a perder ni en el peor de los escenarios en el complemento.

Alejandro Díaz, ya al minuto 84, anotó el sexto y definitivo tanto a pase de Martín Zúñiga. La fiesta simplemente tuvo un invitado más y ahora con una nueva cita para la Final de la Liga de Campeones de CONCACAF, con el Impact de Montreal como rival. El Ferrari ya va en camino. (Agencias: ESPN)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *