Exigen pueblos originarios de Chiapas detener “saqueo a la madre tierra”

San Cristóbal de Las Casas.- Representantes de comunidades de los pueblos tzotzil, tzeltal y chol de los Altos y del norte de Chiapas, pertenecientes al Comité Estatal del Constituyente Ciudadano y Popular, acordaron no permitir “el saqueo y daño a nuestra madre tierra por proyectos de neo-extractivismo como la minería, la construcción de represas hidroeléctricas, extracción de petróleo y gas, parques eólicos, grandes plantaciones, biopiratería de material genético de plantas y animales ni de proyectos que impliquen el deterioro y la convivencia armónica” con la naturaleza.

“Desde 1980, los diferentes gobernantes en México han empezado paulatinamente a vender nuestro territorio y hoy decimos: ‘¡Ya Basta!’”, expresaron en una declaratoria suscrita después de una reunión efectuada los días 11 y 12 de marzo en la comunidad de La Esperanza, municipio de Simojovel, situado en el norte de la entidad.

Manifestaron que “la forma de gobierno que tenemos en la actualidad no representa el interés nacional y tampoco el de los pueblos originarios”, por lo que hicieron un llamado “a los pueblos hermanos indígenas de todo el país, a las y los compañeros campesinos y obreros en el plano nacional, así como a todas y todos los ciudadanos de buen corazón de este nuestro país a defenderlo y no permitir su venta a los intereses de las empresas internacionales”.

Señalaron que “somos pueblos explotados por más de 500 años a través de sistemas políticos y económicos que no nos representan. La historia de las relaciones de los agentes externos a nuestra cultura ha sido de saqueo de nuestros bienes naturales, explotación y humillación”.

La Carta Magna de 1917, agregaron, “ha sido triturada y cambiada en un 82 por ciento de su contenido inicial, la sangre de nuestros abuelos y abuelas derramada en la revolución mexicana de 1910 a 1917 ha sido pisoteada por una clase política que ha adoptado la misma posición del gobierno de Porfirio Díaz: La venta del país a empresas extranjeras para la explotación de petróleo, energía eléctrica, minería, agua, bosques y en general todos los bienes naturales y los sistemas de producción de este país”.

Subrayaron que “la madre tierra nos llama hoy de manera urgente a sus hijas e hijos a defenderla de la voracidad de los capitales de no más de 20 consorcios empresariales internacionales que han sobrepuesto una ley internacional: Someter las Constituciones y las leyes de los países para explotar sus bienes naturales en esta esta etapa de nuevo colonialismo”.

Afirmaron que “en la criminalización de los movimientos sociales y luchas por los territorios y las culturas indígenas se encuentran las amenazas de muerte a nuestro hermano sacerdote tzotzil Marcelo Pérez Pérez”, párroco de Simojovel, pero “como pueblos de la zona norte tzotzil, tzeltal y chol e integrantes de la Nueva Constituyente Ciudadana y Popular manifestamos que no permitiremos este acoso a nuestro hermano y lo defenderemos porque es un guía en nuestro caminar espiritual”.

Declararon también que “no permitiremos la criminalización de nuestro proceso para refundar nuestra patria a través de la discusión y análisis de ideas, principios y valores para construir una nación donde podamos caber todas y todos”. (Agencias: La Jornada)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.