Inquilinos decapitan y entierran el cuerpo de su arrendador en Tuxtla

Inquilinos decapitan y entierran el cuerpo de su arrendador en Tuxtla

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas (AGENCIA VÓRTICE MX).- Tras decapitar a su arrendador en Tuxtla, tres inquilinos enterraron el cuerpo, con la cabeza entre sus piernas, en el jardín de la vivienda, en 4a Poniente, entre 2a y 3a Norte de la ciudad; los presuntos responsables secuestraron a una familia para que no confesara el crimen.

De acuerdo con información de la Policía Municipal, una mujer salió en la calle y pidió apoyo con un oficial a quien le indicó que su familia, que rentaba un cuarto en el conjunto habitacional número 530 de la dirección citada, había sido secuestrada en su propio domicilio durante la noche del marte.

La razón, contó la dama, es que fueron amenazados después de descubrir a dos inquilinos, uno de ellos centroamericano, cuando enterraban el cadáver, decapitado, de quien arrendaba los cuartos.

De inmediato, el agente policiaco pidió apoyo a la Dirección Estatal de Comunicaciones, Control, Cómputo, Comando e Inteligencia (C-4i), la cual activó la alarma y en minutos, varias corporaciones arribaron al lugar.

Los uniformados liberaron al esposo de Monserrat y a su hija Danna Monserrat, de 11 años de edad, quienes permanecían secuestrados y detuvieron a dos personas.

Según la Fiscalía General del Estado, los presuntos responsables del homicidio son Edwin “N”, de 33 años, originario de Tapachula y Rafael “N” de 25, oriundo de El Salvador, quienes para intentar ocultar el cuerpo lo cubrieron con arena de un jardín.

Los testigos indicaron que Mario Lazos Becerra ingería bebidas alcohólicas con Edwin y Rafael desde el mediodía hasta las 20:00 horas del martes cuando empezaron a discutir por la música que escuchaban.

Tras el cruce de palabras, los agresores se fueron contra Lazos Becerra a quién degollaron con una botella de vidrio y posteriormente lo decapitaron con un cuchillo.

Para no dejar rastro del homicidio, los presuntos asesinos sacaron el cadáver al jardín y tras colocar su cabeza entre las piernas intentaron taparlo con arena y basura.

Al ser descubiertos, los presuntos asesinos amenazaron de muerte a otros inquilinos amagándolos con un arma blanca y los tuvieron cautivos hasta que la mañana de este miércoles cuando uno de ellos pudo escapar y pedir auxilio a la policía.

Las primeras investigaciones arrojan que existe un tercer implicado en el crimen, pero presuntamente alcanzó a huir antes de que los elementos policiacos ingresaran.

Los presuntos homicidas ya fueron puestos a disposición del Ministerio Público para que sean vinculados a proceso con el objetivo de llevarlos a juicio oral y sean condenados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.