Lamenta Arizmendi que 10 mil indígenas no hayan visto al Papa

San Cristóbal de las Casas.- El obispo de la diócesis local, Felipe Arizmendi Esquivel lamentó que alrededor de diez mil personas, indígenas y mestizos, con boleto y que llegaron temprano no hayan podido ingresar a la misa que ofició el lunes pasado el Papa Francisco en esta ciudad.

“No sabemos si fue sólo desorganización del Estado Mayor Presidencial, de quien dependió el ingreso, o si hubo otras intenciones perversas y excluyentes”, pero “fue injusto, inhumano, inexplicable y muy doloroso lo que pasó”, que “no dependió de la diócesis”, agregó.

Dijo que ha recibido mensajes de católicos que vinieron de muy lejos y no pudieron entrar. Uno de ellos que le envió una religiosa del municipio de Las Margaritas dice: “Qué bueno que ya llegó a sus oídos lo que pasó. A nosotras nos tocó ver llorar a mucha gente y sobre todo a varias ancianas y ancianos, entre ellos al Tata Chepe, de la zona Río Blanco, que de todo corazón y con mucho sacrificio bajó de la montaña para ver al Papa, para estar en la misa, pero no le permitieron entrar, se regresó igual, ni siquiera en la calle lo pudo ver. Hay jóvenes que son testigos de que a otros sí los dejaban entrar, menos a los indígenas que iban pobremente vestidos. Hay una joven que aún llora porque le tocó ver esta injusticia; ella tampoco pudo entrar como muchos jóvenes más. Esto nos indigna y nos duele hasta lo más profundo del corazón”.

Añadió que otro de los mensajes dice: “Soy una de las personas que no nos dejaron entrar a la misa. No se imagina usted la rabia que da, la impotencia que se siente al no poder hacer nada. Corrimos y corrimos para llegar a la entrada y nada. Al igual que yo junto con mi familia, cantidad de gente quedamos afuera con el boleto en la mano, con gran desesperación. Hasta hoy lloro de rabia, de tristeza, por la experiencia que viví. Le pido sus oraciones para encontrar la tranquilidad espiritual, porque siento horrible, y sé que esta oportunidad perdida ya no la volveré a vivir. Escribo esto porque no tengo cómo desahogarme”.

En rueda de prensa, comentó que fue en el acceso número tres en el que se presentó el problema, por lo que “he estado pensando que quizá algunos de los encargados de allí fueran protestantes que no querían que la gente entrara, pues hasta con alambres de púas cerraron después todo y eso es injusto”.

Manifestó su solidaridad con quienes no pudieron ingresar a la misa oficiada en los Servicios Deportivos municipales y agregó que “ya hice llegar esta palabra a quienes compete”, además de que “ya hemos enviado a todas las parroquias un video de la celebración, para que, al menos de esta forma, puedan disfrutar la hermosa celebración con el Papa y con nuestros pueblos. Todos hemos de seguir luchando contra el racismo, contra la discriminación, que lamentablemente subsisten”. (Agencias: La Jornada)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.