Médico inyectó a su esposa recién aliviada para matarla

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- En torno a la detención de Alejandro Gallegos Velasco por la muerte de quien fuera su esposa, hechos ocurridos en el municipio de Tonalá; el Fiscal Especial en los Delitos de Homicidio y Feminicidio de la Procuraduría de Chiapas, Luis Alberto Sánchez, dio a conocer que las pruebas obtenidas a partir de las periciales son determinantes para considerar la probable responsabilidad del detenido.

Cabe recordar que la víctima perdió la vida en septiembre de 2013, al interior de su domicilio ubicado en la calle Emiliano Zapata en la ciudad de Tonalá, razón por la que la Fiscalía Especial de Investigación de los Delitos de Homicidio y Feminicidio dio inicio a la averiguación previa 416/IC31-T1/2013.

De acuerdo a la necropsia de ley, la causa de muerte fue congestión visceral generalizada, es decir, presentó un fallo en los órganos por el aumento de flujo sanguíneo.

Además, en coordinación con la Procuraduría General de la República se llevó cabo el análisis de las muestras recabadas, lo cual determinó la presencia de Oxacepam, Fenacetina, Ácido salicílico y Naproxeno.

En este sentido, el Fiscal Especial señaló que de acuerdo a la opinión del médico forense, los medicamentos encontrados en el cuerpo de la víctima por sí solos o en su conjunto ocasionaron el fallo de los órganos en el cuerpo de la víctima.

“Es relevante señalar que la hoy occisa tenía 28 días de haber dado a luz a su hijo, y durante esta etapa no se pueden usar los medicamentos señalados, aunado a que en su declaración Alejandro Gallegos Velasco, quien es médico de profesión, reveló que sólo él atendía y proporcionaba medicamentos a su esposa”, afirmó.

Asimismo, sobresale que los medicamentos encontrados en el cuerpo de la víctima son: Oxacepam y Fenacetina, conocidos como tranquilizantes o antidepresivos; y Ácido Salicílico que sirve para controlar el dolor, y Naproxeno que es un anti inflamatorio.

Luis Alberto Sánchez agregó que, como parte de la integración de la averiguación previa, obran las declaraciones de familiares y conocidos quienes confirmaron que Imelda Santillana Taguas sufrió en diversos momentos de violencia de género por parte del detenido.

“El imputado se opuso en todo momento a las investigaciones, incluso a la realización de la necropsia de ley y a la exhumación del cadáver, por lo que presentó diversos juicios de amparo, mismos que fueron desechados pues nuestro compromiso era llegar a la verdad de estos reprobables hechos”, enfatizó.

Actualmente, el indiciado se encuentra preso en el penal “El Amate” por el delito de Feminicidio, por el que podría ser sentenciado a una pena de 60 años de prisión. (PJE)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.