Organizarse para liberarse del sistema capitalista: ‘subcomandante Moisés’

San Cristòbal de las Casas.-Para liberarse del sistema capitalista es necesario organizarse, pues “sólo el pueblo se va a liberar, nadie le va dar su libertad, no un líder, hombre o mujer”, afirmó el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

“Los capitalistas no van a renunciar o se van a arrepentir y dejar de explotar al pueblo, ya que el sistema capitalista no se va a poder humanizar; para acabar con él hay que destruirlo y para eso hay que organizarse”, reiteró.

En un comunicado, leído por el subcomandante Moisés durante el homenaje que el EZLN rindió el sábado en Oventic al filósofo Luis Villoro Toranzo y al maestro de la escuelita zapatista José Luis Solís López, Galeano, asesinado el 2 de mayo del año pasado en La Realidad por integrantes de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos-Histórica (CIOAC-H), añadió que “para acabar con ese sistema, hay que destruirlo y para eso hay que organizarse”.

Ante más de tres mil personas reunidas en el Caracol zapatista, Moisés continuó: “Venimos aquí para recordar y platicar, la lucha que hicieron en sus vidas y en sus trabajos”, Villoro Toranzo y Galeano.

“No venimos a recordar la muerte, sino lo que dejaron vivos, por sus vidas de lucha y de trabajo, que debemos hacer que sigan vivas esas vidas de lucha y trabajo que hicieron. Somos nosotras y nosotros los que tenemos que hacer que vivan para siempre, los que dan la vida por un mundo nuevo, construido por los pueblos”, agregó.

Dijo que “no estamos aquí para poner un estatua”, pues éstas “no van a dar vida, y no va a dar vida un museo; no hablan. Los que hablamos somos nosotras y nosotros, somos los que tenemos que hacer que vivan y así por generaciones habrá estatua y museo en nuestros corazones y no simplemente un símbolo”.

Aseveró que gracias a Villoro Toranzo y a otras personas como él, hay clínicas y escuelas para la educación zapatista”.

Señaló que “el compa Galeano fue y es miliciano, mando de milicia cabo y luego sargento, representante regional del grupo juvenil, miembro de los Municipios Autónomas Zapatistas, maestro de escuelita zapatista y estaba elegido para ser miembro de la Junta de Buen Gobierno” con sede en La Realidad, municipio de Las Margaritas, cuando fue asesinado el 2 de mayo de 2014 por integrantes de la CIOAC-H.

Luego afirmó que “hay quienes piensan que somos una organización de indígenas o de mexicanas y mexicanos, pero no. Somos una organización de zapatistas, indígenas y no indígenas, justo como acabamos de ver aquí, que estamos homenajeando a dos compañeros zapatistas”.

Abundó: “Estamos en México porque aquí nos tocó, es nuestra geografía, así como a quienes luchan por la libertad del pueblo kurdo les tocó donde les tocó. Aquí lo que se necesita es tener claro cómo es ser zapatistas”.

Sostuvo que “ser de zapatista es estar bien decidido, decidida, decidoa, bien puesto y puesta y puestoa, porque no es de presumirse, sino de trabajar, organizar y luchar silenciosamente hasta llegar con las últimas consecuencias, es decir, teoría y práctica”.

Remarcó: “No es ser zapatista ponerse un pasamontaña y ya, sino es organizarse y destruir el sistema capitalista; no es ser zapatista decir ‘soy zapatista’, sino decidirse hasta la muerte luchando; no es ser zapatista hablar del zapatismo, sino es estar trabajando colectivamente con los pueblos organizados; no es ser zapatista estar cuando está en moda como nos dicen y ya no estar cuando se está sufriendo por el ataque del mal sistema, del mal gobierno”.

El EZLN manifestó que “no es ser zapatista, ponerse uniforme, disfrazarse decimos, para ir a entregarse con el mal gobierno, porque el zapatista no se rinde; no es ser zapatista decir que yo soy comandante del EZLN y hacer que se está dialogando por paga y proyectos con el mal gobierno, porque el zapatista no se vende; no es ser zapatista buscar y llegar a ponerse bajo los que quieren cargo y paga y que luchan sólo cada 6 años o cada tanto que se pone el mercado de cargos”.

El zapatista, subrayó, “lucha por un cambio total y lucha toda su vida, no claudica. O sea, no cambia su pensamiento según la moda o según convenga o según qué color es más bonito en el mercado. No es ser zapatista estar en 2 lados, partidista y zapatista. Porque el partidista quiere que cambie el color del que manda. En cambio el zapatista quiere cambiar todo el sistema, no una parte, sino que todo. Y que en el pueblo mande y nadie lo mande”. (Agencias: La Jornada)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *