Panes & Peces

El tiempo y el espacio en un tablero de Ajedrez

En el pasado Festival de la Lectura, celebrado en la ciudad de San Cristóbal, destacó el Club de Ajedrez de San Cristóbal A.C., el cual se encuentra dentro del Ex Convento El Carmen, y es coordinado por el excelente ajedrecista y maestro, además de incansable promotor, Jorge Sántiz Encino.

Durante los tres días que se realizó el Festival, ellos abrieron gustosos sus puertas, siendo el complemento ideal en cuanto a la promoción de la lectura. Los niños, una vez terminada alguna actividad, se iban al club de ajedrez y se enfrascaban en intensas batallas, y he de confesar que me vi sorprendido por el conocimiento de los principios básicos del ajedrez que demostraban la gran mayoría.

Habían combates de uno a uno, pero en otras mesas se dieron batallas de dos contrincantes por las blancas, y dos contrincantes por las piezas negras, asesorados por más de cinco que rodeaba cada uno de los tableros, incluso un tablero vertical, ubicado debajo del gallardete del club, donde movían y discutían luego el siguiente movimiento.

De verdad que me emocionó ver a tantos niños entretenidos buscando espacios, ataques y contra ataques, encantados de la vida. El maestro Sántiz me contó que no fue fácil hacer entender a las autoridades lo importante que resulta esta actividad que tiene carácter universal. Hace años se acercó al Coneculta pero sin éxito, después al municipio de San Cristóbal, y luego de “estiras y aflojas” (y de algún movimiento estratégico por parte del maestro Sántiz) se logró habilitar un espacio que de otro modo estaría ocioso o sirviendo de refugio para la burocracia estatal o municipal.

El mismo maestro se emociona, habla de sus tableros, de sus éxitos y sus contratiempos, pero sabe que el futuro está en el presente de esos niños que están desarrollando habilidades en la toma de decisiones, de respeto al otro y de aceptación que no se transforme en frustración, sino en renovados bríos al cambiar de piezas blancas a negras, e iniciar una batalla más por la supremacía de los escaques centrales, en una batalla que se ha repetido no solo en el tablero, sino también en la literatura y el cine, además del arte plástico y hasta en el diseño de ropa. Para eso y más da el noble juego del ajedrez.

El 11 de febrero del 2015, la Comisión de Educación y Deportes del Congreso de los Diputados del Parlamento español, aprobó por unanimidad la proposición de ley nº 161/002598, sobre la implantación y fomento de la práctica del ajedrez en escuelas y espacios públicos y su promoción como deporte.

En Chiapas, el Programa de Fortalecimiento de la Calidad en la Educación Básica está impulsando el proyecto “jaque y mate”, para fomentar las matemáticas en las escuelas, y el desarrollo del pensamiento lógico matemático de los alumnos.

Con este nuevo paso, parece más cercano el día en que el ajedrez se convierta en asignatura curricular para los estudiantes de primaria y secundaria en Chiapas, o bueno, eso es lo que yo quisiera que sucediera. Desafortunadamente implica inversión de dinero, y el estado no se arriesga a invertir en la educación integral de los niños. El costo por capacitar a los profesores para desarrollar el ajedrez en la escuela como una herramienta pedagógica, son bastante altos en un estado que sufre de subejercicios presupuestales y mala planeación del uso de los recursos aplicados a la educación.

“El ajedrez es un deporte lúdico e intelectual que ayuda a los niños a desarrollar sus habilidades mentales y con ello a mejorar sus procesos de aprendizaje. Practicar el ajedrez mejora las facultades espaciales, numéricas y organizativas, la planificación de tareas y la capacidad de decisión. También influye positivamente en la capacidad de concentración, la memoria, el pensamiento analítico y el afán de superación. Además, todos estos beneficios se transfieren a otras áreas del conocimiento.” (fuente: enciclopedia de la salud)

En resumen, el ajedrez es una notable herramienta pedagógica que ayuda al desarrollo intelectual de los niños y los jóvenes. Tanto es así que en 1995 la UNESCO recomendó oficialmente a todos sus países miembro el incorporar el ajedrez como materia educativa en la enseñanza primaria y en la enseñanza secundaria.

Ojalá siga el apoyo para el maestro, promotor y amigo Jorge Sántiz Encino. Y para aquellas instituciones que aún no creen en el ajedrez como una posibilidad de mejores ciudadanos, pensantes y seguros en la toma de decisiones, es hora de que cambien de parecer… o a lo mejor ya saben de los alcances del ajedrez y evitan fomentar niños críticos, que serán sus verdugos en un futuro para nada lejano… (Antonio López)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *