Panes & Peces

Panes & Peces

Conmigo los niños pobres tendrán zapatos

La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos,

hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.

Groucho Marx (1890-1977) Actor estadounidense.

Después de las recientes manifestaciones y los bloqueos, además del gobierno actual y las campañas locales, me queda algo que aún no acabo de digerir. Y creo seguiré así, porque esto de un cambio real en la política y en la sociedad, va para largo. Pero demos forma a esta historia.

El día jueves 18 de mayo, estando en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, nos enteramos que el pasaje costaba veinte pesos más de lo habitual, debido al cambio de ruta, que nos llevaría hasta el municipio de Suchiapa, y después a Tuxtla Gutiérrez. Según los cálculos de los señores transportistas, era un estimado de dos horas hasta la terminal.

Mi amigo y yo, tripulantes semanales de la ruta TGZ-SCLC-TGZ, decidimos arriesgarnos, trazando nuestra propia ruta. Una vez que llegáramos a conejolandia bajaríamos en el crucero del aeropuerto, caminaríamos hasta la escuela de Trabajo Social y cruzaríamos el bloqueo para buscar después un transporte hacia nuestros respectivos destinos. Con eso nos ahorraríamos el paseo que por veinte pesos más nos regalaba la empresa de transportes.

Luego de un descenso veloz (menos de cuarenta minutos) llegamos a conejolandia. Al pasar el puente del Cañón del Sumidero, nuestra primera sorpresa: patrullas desviando el tránsito vehicular rumbo a la colonia Plan Chiapas, cerro arriba. El exceso de tráfico (autos en ambos sentidos) y lo maltratado del camino, hicieron del viaje algo casi épico. El reloj, implacable, marcaba las ocho y minutos.

Por veinte pesos teníamos vista panorámica de la ciudad idiota y conocíamos su periferia. Esto último fue siendo cada vez más y más triste. Conforme alcanzábamos la cima del cerro, la miseria se hacía cada vez más evidente. Casas de dos por dos metros, de cartón, otras de láminas, o de ambas. Algunas de concreto. Algo parecido a calles, surcadas por enormes zanjas hechas por agua pestilente. Gente afuera de sus casas observando el espectáculo de los carros en fila. Una situación digna del siglo XV. Nosotros atrapados en una cápsula del tiempo, viendo a seres hacinados en el medio de ríos de mierda y remedos de calles.

Luego de una hora de revelaciones, llegamos al libramiento norte, cerca de hospital Gómez Maza. Ante nuestros ojos apareció de nuevo la modernidad, el Starbucks, Wal-Mart, Sam’s, City Club, Soriana, la Torre Chiapas… el progreso rodeado de espectaculares de candidatos a diputaciones, presidencias y demás posiciones gubernamentales con frases vacías como “servir es tarea diaria”… “La gente nos une”…”De ciudadano a ciudadano”…”Yo sí le entro”… “Cerca de ti”… “Mejor con el profesor”… “Vamos a enderezar Tuxtla” … ¡Mamadas!

La periferia de Tuxtla Gutiérrez está en la peor de las miserias, y acá los políticos y sus seguidores solo hablan de Tuxtla, pero la que está cercada por los libramientos norte y sur. Más allá no existe nadie, no se ven. Son solo credenciales, los votos del hambre, los votos de la necesidad más necesitada, de gente que no existe hasta que las ves. Por veinte pesos tuve un paseo “epifánico” por el cinturón de miseria, sobrevivientes que cohabitan en Tuxtla, “los otros” tan lejanos pero cerca.

Recuerdo un eslogan de campaña de un político latinoamericano: “Conmigo los niños pobres tendrán zapatos”. Abajo del espectacular alguien escribió: “Con Allende no habrán niños pobres”. Allende ganó las elecciones presidenciales, y unos meses después caía asesinado por los dueños del dinero, a quienes les estaba rompiendo el espinazo al darle prioridad a esos otros, a los sin nada, a los habitantes de los cinturones de miseria.

Ningún candidato de los partidos políticos que hoy contienden en Chiapas, habla de atender a esos otros. Menos de sacarlos de la miseria. Hablan de salvar el centro, de bachear las calles, de iluminar el centro… centro, centro… y más centro. Afuera, nada existe. (Antonio López)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.