Si no es MVS, ¿cuáles son las opciones para Aristegui?

Si no es MVS, ¿cuáles son las opciones para Aristegui?

AGENCIAS

  • Las oportunidades para la periodista son pocas

Las recientes declaraciones del vicepresidente de Relaciones Institucionales de MVS Comunicaciones, Felipe Chao, en el sentido de que “ambas partes están agraviadas y no se ve posibilidad alguna de arreglo”, dejan entrever que será difícil el regreso de Carmen Aristegui a la frecuencia del 102.5 de FM y a toda su cadena nacional.

aristegui1De malograrse su regreso a la estación piloto de MVS en la ciudad de México, Carmen Aristegui habrá agotado prácticamente todas sus posibilidades de transmitir su noticiero por la radio comercial. Su salida de la cadena W y de Imagen Radio también fue estrepitosa y los horarios importantes en las cadenas de Radio Mil, Radio Centro, Grupo ACIR y Radio Fórmula ya están ocupados, por lo que las oportunidades para la periodista son pocas.

 El domingo por la noche, MVS dio por terminada su relación laboral con Carmen Aristegui, luego que ambas partes no lograron poner fin a sus diferencias por el uso de la marca MVS en la plataforma de filtraciones MéxicoLeaks, acción que días antes había derivado en el despido de dos periodistas del equipo de Aristegui.

 En solitario, el noticiero de Carmen Aristegui era el más escuchado del Valle de México hasta enero del 2015, de acuerdo con mediciones de INRA, pues logró en ese mes 1,005 puntos de share de la audiencia, prácticamente el doble de lo que consiguió en el mismo lapso el siguiente noticiero.

 Los escuchas y algunos conocedores de la industria de la radio han planteado la apertura de los micrófonos de estaciones públicas de radio y televisión para la periodista y su equipo, pero la cobertura de varios de esos canales de comunicación no logran el alcance de una cadena nacional.

 Frecuencias como Radio UAM, Radio IPN, Radio Ibero 90.9 y Radio UNAM han sido mencionadas como posibilidades para Carmen Aristegui, todas con capacidad para cubrir al Valle de México por aire, pero no más, salvo por Internet. (Cortesía: El Economista)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *